Kiev-Israel, un largo recorrido de “peoplehood”

El periplo de aprendizajes,  ricos encuentros y reflexiones, que comencé  conjuntamente con un grupo reducido de colegas de  diversas partes del mundo, en KIEV  concluyó para mí,  en Israel espacio significativo en mi historia personal,  al que arribé  junto a  algunos de  ellos , en un vuelo de una aerolinea que  -por algún motivo – sigo sin poder pronunciar.
En Israel, me reencontré con parte del grupo de Peoplehood por temas inherentes  a mi labor en el Vaad hajinuj, y finalmente participé entre el 12 y el 17 de julio de la 7º Conferencia Internacional, organizada por Yad Vashem  y en la reunión plenaria de la ITF.
A mi entender, uno de los momentos mas significativamente ligados a nuestra temática de Jewish Peoplehood durante el Seminario y la reunión plenaria,  lo constituyeron los testimonios de tres sobrevivientes de la Shoa, el  Dr. Yitzjak Arad, el
Sr. Roman Frister,  y el Dr. Samuel Pisar.
Tres narrativas, tres experiencias de vida, tres posturas diferentes …y con tanto en común.
Con tanto en común inscripto en “nuestra identidad” “amplia identidad”. (WIDENTITY)

Identidad repleta  de rupturas, despedidas, reencuentros, pérdidas, culpas, hallazgos, abrazos, desgarros, alegrías.

En Yad Vashem, escuchando los testimonios, con las imaégenes aún frescas de Babi Yar, y el magnífico texto del Dr. Pisar  – Kaddish,  en consonancia con la Sinfonía Nº 3 de Leonard Bernstein, avancé un paso más  en el maravilloso y doloroso proceso de conocerme, conociendo a mi pueblo.

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/4/71r99SjU0JU

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/3/iXx1dIoLLCw

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/5/b3yxvpq-fzY

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/2/mCfheAwPIac

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/0/pxbwEsglBY0

http://www.youtube.com/user/sumac256#p/u/1/PxkfEymHqmA

Kaddish-PisarText

!NUNCA OLVIDAREMOS!

Nunca olvidaré esa noche, la primera noche en el campo, la cual convirtió mi vida en una larga noche, siete veces maldecida y siete veces sellada. Nunca olvidaré aquel humo. Nunca olvidaré las caras pequeñas de los niños, cuyos cuerpos vi convertirse en espiral de humo bajo un silencioso cielo azul. Nunca olvidaré estas llamas que consumieron para siempre mi fe. Nunca olvidaré ese silencio nocturno el cual me privó, para toda la eternidad, del deseo de vivir. Nunca olvidaré aquellos momentos en los cuales asesinaron a mi Dios y mi alma y convirtieron mis sueños en polvo. Nunca olvidaré estas cosas, aunque esté condenado a vivir tanto como Dios mismo. Nunca.

Tomado de Elie Wiesel, Night

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1138778