11 de Septiembre…

imagenes-con-frases-del-dia-del-maestro-de-mafaldaSer maestro en la Argentina implica que el 11 de septiembre es un día de encuentros y celebraciones entre colegas y amigos.

Hace ya 15 años hoy, que el 11-S adquirió una dimensión especial. Recuerdo cada detalle de ese día hace 15 años, como recuerdo cada detalle del  18 J hace 22 años.

Es el 11 de septiembre de 2001. Estoy dedicada desde temprano a la organización de los Servicios Religiosos que la Javura del Rabino Mario Rojzman,organiza para Iamim Noraim en el Auditorio de Belgrano.

Sin radio encendida sin TV, absolutamente concentrada en la tarea. Suena el celular, escucho a mi hijo alterado, le pregunto qué le pasa y me contesta algo así como: Maaa, vivís en un tupper? Le explico rápido donde estoy y lo desconectada que me encuentro  del “mundanal ruido” y sólo me dice: se estrelló un avión contra una de las torres gemelas … y AHORA otro contra la otra!, nos están evacuando hacia otra zona del edificio (una empresa de tecnología), llamo cuando pueda…

Encendí la radio, llamé a mi marido; su hermano estaba visitando a su hijo en Nueva York. Ricardo, el sobrino de mi esposo trabajaba muy cerca de las torres. Imposible comunicarse con NYC, las lineas, cortadas, saturadas.

Angustia, temor, incertidumbre, miles de interrogantes. Dude si seguir con mi tarea. Pensé que tal vez quienes estaban citados no vendrían. Decidí permanecer en el espacio que con generosidad  nos prestaban y “mudar” la oficina al living, donde había un equipo de música que tenía radio y podría estar conectada con la horrorosa realidad que aun no había podido ver. Todos los que esperaba llegaron, cada uno con noticias mas o menos recientes, muchos con la angustia por la suerte de amigos que estaban paseando o viviendo en NYC

Era martes, 23 de Elul, una semana antes de Rosh Hashana. para todos y cada uno era importante estar con otros

Pasó el mediodía y recibo un llamado de una periodista que quiere una nota con una educadora para saber “como se trabajaría” con los niños este dramático hecho. Al responderle tomo conciencia que ese día  es el Día del Maestro, en las escuelas no hay clases, los chicos  están en sus casas con las imágenes que yo aun no vi… con sus padres que seguramente están  tratando ellos mismos de comprender, como cada uno de  nosotros.

Pasaron 15 años, y cuando me desperté esta mañana, Día del Maestro, 11-S, mes de Elul y pegué una recorrida  a las formas brutales, escandalosas y obscenas en  que la violencia, el odio, la saña, el desprecio por la vida del otro, se ponen de manifiesto cada segundo a lo largo y a lo ancho de este planeta, me volví a preguntar si algo hemos aprendido. No,  NO APRENDIMOS NADA.

Faltan docentes. En las manifestaciones para lograr mejoras los vemos en cantidades considerables,  en algunos casos 2 o 3 por cada cargo en la Gestión Estatal : el titular, el suplente el interino…  Pero no, no  los necesitamos parando la escuela,  cada día son mas necesarios los maestros-escueleros, como decía un grande, que junto con la familia puedan trabajar arduamente para que  cada niño crezca  por sobre lo que ya estaba disponible para el, para que pueda arroparse de un sentido de gratitud y de maravilla por el mundo que lo rodea y por el “otro” aunque sea o se vea  distinto a nosotros, para que no entre en el juego perverso del deseo de dominar, para que puedan llamar  al mundo  “hogar”,  para que puedan comprender que el esfuerzo vale, que no se llega a las metas sin un sentido de compromiso y responsabilidad ética.

Tenemos mucha tarea por delante. La mas compleja es contagiar las ganas de transmitir, recrear momentos únicos, significativos y auténticos orientar adecuadamente a los niños y jóvenes en la búsqueda de propósitos y sentido,  para que muchos más puedan decir: QUIERO SER MAESTRO

 

 

 

 

 

 

 

 

1º de septiembre, XII Encuentro de Coordiep- Salta, Mesa Interreligiosa

Con la agenda y el diario en  una mano y el libro en la otra, así nos invitaba  a caminar por cada instancia de la vida uno de mis maestros.

En una mano la agenda y el diario:

En estos días cuando el absurdo, la confusión y el “todo vale” parecen conducirnos a callejones sin salida, venimos  a este encuentro para revisitar  la tarea que nos convoca e interpela cotidianamente,  para reforzar su sentido, su significado  y enriquecernos con los aportes de otros para avanzar un paso mas hacia el logro de  ese continuo de la mejora escolar que es nuestro horizonte.

La Escuela y sus actores, son centro de nuestra preocupación.

En la escuela ciertamente se aprenden muchas  más cosas que aquello que dicen los currículos, programas y libros.   Aprendemos modos de relacionarnos, de percibir la realidad e interpretarla,  de conocernos  y reconocer a los otros, de actuar frente a las normas, de plantear acuerdos y disensos.

Es así que el espacio escolar  no está exento de  los dilemas y de las tensiones a los que nos expone la sociedad en la que vivimos, las que son parte de nuestro cotidiano, de la agenda pública y privada, de las noticias en los diarios.

En la otra mano, El Libro,  los libros, La Biblia, Nuestra herencia y memoria cultural:

En estos días los judíos transitamos el comienzo del  mes de Elul, el último del año hebreo.

Elul es mes de reflexión sobre lo actuado, sobre lo vivido. Mes de intenso quehacer interno, para poder con  humildad reconocer fracasos y derrotas, miserias y mezquindades, porque sólo a partir de un sincero balance íntimo podremos recuperar la chispa divina adormecida en nuestras almas.

Somos convocados  a  meditar con honestidad sobre nuestros méritos y reveses, no negamos nuestros errores, construimos sobre su memoria para crecer espiritualmente y en acciones, tal como lo hacemos en los procesos de evaluación de nuestras instituciones escolares.

El error – reconocerlo, aprender de él y elevarnos por sobre él – es realmente el secreto del éxito y el punto de partida de toda mejora.

Con los textos y con la Agenda

Como si fuera una obra musical,   este año está terminando. Estamos a solo 3 semanas de comenzar un nuevo año y aunque aún no finaliza el ciclo lectivo, el Calendario Hebreo nos insta a evaluar.

La proximidad de Rosh Hashana, nos convoca a interrogarnos en lo “personal”.  La proximidad del Día del Maestro nos invita a  re-pensarnos en lo profesional.

Es tiempo de recuperar en el concierto de todas las voces, nuestra propia canción.

Es tiempo de permitirnos escuchar los ecos de nuestros pensamientos, de nuestras palabras, de nuestras acciones, para retomar lo mejor de ellos para el año que comenzará.

Es tiempo de mirar retrospectivamente, en nosotros mismos, para recuperar la melodía, los tonos y los matices que queremos imprimirle a nuestras vidas y a nuestra tarea profesional. Es tiempo de preguntarnos…

¿Nos interrogamos sinceramente acerca del sentido de nuestra tarea?

¿Consideramos  tanto nuestros  logros como nuestros  errores o fracasos?

¿Reflexionamos  acerca de  quiénes somos,  lo que hemos hecho en cada uno de los momentos vitales del año que pasó?

Hacemos todo lo necesario para avanzar en el sendero de la mejora escolar?

Mejora en hebreo se dice Shipur, misma raíz de Shofar, cuerno de carnero que cual despertador somos llamados a escuchar desde el segundo día del mes de Elul. Lishmoa Kol Shofar… Escuchar el sonido del Shofar… Escuchar es el mandato… No hacer sonar… sino escuchar…

Escuchamos lo suficiente a todos y cada uno de los integrantes de nuestras Comunidades educativas?

El Shofar es nuestro “despertador espiritual” nos convoca al Shipur. (Mejoramiento, cambio). Pero no habrá shipur sin una real escucha.

El Shofar nos recuerda, en  su propio modo único y singular,  que somos responsables de nuestras acciones y que el Shipur y el  cambio, es siempre posible.

Escuchemos su doble llamado – el llamado a revitalizar nuestros sueños y el  llamado a ser despertados de nuestro sueño, lo que nos asegurará poder avanzar con los ojos bien abiertos hacia esa mejora que vemos allá en el horizonte.

Escuchemos!

Que en este encuentro podamos  compartir espacios que nos permitan encontrar algunas  respuestas para plasmar  los acciones  necesarias  para conducir a nuestras instituciones educativas hacia el cambio y la mejora escolar acompañando a todos y cada uno de los actores del escenario escolar hacia el logro de su plenitud como personas sanas espiritualmente.

Que estos tres días  de escucha, reflexión y diálogo sean inspiradores y nos aporten  el coraje de enfrentar los nuevos desafíos que el logro de toda mejora requiere.

Que de este encuentro cada uno de nosotros pueda emerger  con mayor creatividad y  con la energía positiva  necesaria para ser menos destructivos de nosotros mismos, de los otros y del mundo,  para el logro de una mayor armonía y paz interior.

 Que este año, pueda nuestra capacidad de oír dar lugar   a una real escucha y nuestra escucha al entendimiento, sabiendo que  en cada uno de nosotros existe la posibilidad de  reparar y mejorar, de reunir lo que está fragmentados en nuestras instituciones educativas,  para hacer así un aporte sustantivo y significativo para la construcción de una sociedad  que aun en permanente cambio, conserve el sentido de humanidad y sea testimonio de la existencia de Dios.

Preparándonos para recibir el 5769, en la Década de la Educación para un Futuro Sostenible

“En el mes séptimo, en el primer día del mes habrá un solemne reposo para vosotros, una conmemoración proclamada con el resonar de las trompetas, una sagrada convocatoria, no haréis ningún tipo de trabajo.”  Levítico 23:24-25

ROSH HASHANA  se celebra dos días, el 1º y el 2º día del mes de Tishrei (el séptimo mes del Calendario hebreo).

Toda la liturgia de esta festividad se basa en el concepto rabínico de “haiom arat olam” (“hoy es el día de la creación del mundo”), porque en este día recordamos, de acuerdo a nuestra tradición,  la creación del hombre, la creación de Adam, el primer ser humano sobre la faz de la tierra.

El judaísmo está relacionado de un modo singular con el  concepto de creación y durante estos días sagrados dramatiza esta relación única y nos convoca a realizar los esfuerzos necesarios para mejorar nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestras familias y en consecuencia, a nosotros mismos.
Es decir que Rosh Hashana,  que recuerda simbólicamente que Dios creó el universo nos hace un serio llamado a la reflexión acerca de lo que hicimos con el universo que Él nos dio, si lo cuidamos, si lo destruimos, si utilizamos con responsabilidad sus dones.

 La festividad tiene diversos nombres que reflejan estos conceptos:

 1)      IOM HAZIKARON, el Día del Recuerdo.

Recordamos en la lectura de la Torá  y la haftará del primer día a las mujeres estériles en la Biblia. De acuerdo con el Talmud, Sara, Rajel y Jana dieron a luz en Rosh Hashana (R. H. 10b). Por tanto, leemos la porción de la Tora sobre Sara y la Haftara sobre Jana.

Como suelo decir, estos textos nos hablan hoy de una manera diferente a la que les han hablado a nuestros padres y abuelos.

Las Naciones Unidas, frente a la gravedad y urgencia de los problemas a los que se enfrenta hoy la humanidad, ha instituido una Década de la Educación para un Futuro Sostenible (2005-2014)

En tanto estamos atravesando este decenio, Rosh Hashana es el momento propicio para reflexionar acerca de las mejores alternativas que se nos plantean para dejar de hacer del mundo un lugar estéril, e invertir nuestros mejores esfuerzos por transformarlo en un espacio de  vida. 

Iom Hazikaron se refiere también al recuerdo y a la memoria, de nuestras aciones privadas, individuales y familiares, nos interroga acerca de nuestra pertenencia comunitaria, acerca del aporte que hacemos a la sociedad en que vivimos, y respecto del compromiso con nuestro pueblo y su historia. 

2)      IOM HADIN, el Día del Juicio, en que Dios nos juzga por nuestras acciones y pecados, y  por lo que hemos hecho y participado directa o indirectamente en la reconstrucción o destrucción de su mundo.

3)      IOM TERUA, el Día del Toque del Shofar, a fin de que despierte nuestra conciencia dormida, para que tomemos conciencia de la incidencia que tienen nuestras acciones cotidianas, en el mundo, en la sociedad en la que vivimos.

Como dice una  hermosa canción en hebreo,  KOL SHANA MATJILÁ BE SIGNON SHEELÁ, cada año comienza con un  signo de pregunta….
Nada más cierto, ya que es en este período del año en que nos peguntamos: ¿Cuántas de nuestras intenciones plasmaron en acciones? ¿Qué nos propusimos ser y qué somos?  ¿Cómo actuamos con nuestro prójimo, con nuestros amigos y familiares?  ¿Acaso hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para mejorar nuestra calidad de vida, la de nuestra familia, la de nuestra comunidad? ¿Hemos hecho lo suficiente para apoyar y demostrar nuestra unidad de destino con nuestros hermanos en Medinat Israel? 

Nos preguntamos para generar cambios internos y en los espacios que habitamos. Nos preguntamos, en este comienzo de año, día en que recordamos la Creación del Adam,  para renacer como  mejores hombres y mujeres. Nos preguntamos para transformar y transformarnos.  

Que en este año que comienza podamos encontrar en lo más íntimo de nuestro ser la fuerza y la inspiración necesarias para preguntarnos con honestidad, para  respondernos con sinceridad y poder entonces expresar en acciones el  renacimiento de nuestro corazón.

Falta de autoridad y violencia-responsabilidad colectiva e individual

Hay unos principios básicos expresados por el Prof. Joseph Schwab, en los que creo y que voy a sintetizar así:

Dondequiera que se presume que nos hallamos ante un proceso educativo, siempre hay    alguien que enseña,       alguien a quien se enseña y que se espera, está aprendiendo,      alguna materia que el maestro transmite a los educandos y a través de la cual espera provocar algún cambio sustantivo en el alumno, un entorno en el que este maestro y sus aprendices se encuentran, que propicia y autoriza el uso y la importancia de la materia.

Cuando decimos que la educación tiene éxito estamos diciendo, por lo menos, que existe una relación saludable y armoniosa entre estos cuatro elementos de la educación. Entonces, el fracaso consiste en lo contrario. La violencia en la escuela y la desautorización del maestro, son síntomas de fracaso educativo.

Estamos viviendo tiempos alterados e inmersos en una  sociedad que tolera cosas intolerables.

 

El deterioro de la convivencia que se vive en las aulas es la expresión mas clara  que algo no anda bien en nuestra sociedad y se traslada automáticamente a un ámbito tan importante como es la escuela, que lejos de ser el marco en el que preparamos para la vida, constituye el espacio en el que se desarrolla cotidianamente una buena parte de la vida de los educandos. 

La violencia que irrumpe de muchas maneras diferentes es reflejo de la agresividad que se respira en la sociedad y de la delegación en la escuela de lo que siempre ha sido indelegable de la familia la formación en valores y convicciones.

Vivimos confundidos y confundiendo: Confundimos autoridad con autoritarismo y no hacemos lo suficiente para que en el ámbito educativo, en el hogar, en la calle se logre distinguir entre estos dos conceptos y actuar en consecuencia, restituyéndole a la norma el valor que tiene que tener.

Se ha desvirtuado el concepto de autoridad.  La escuela como institución es un centro de aprendizaje, en el que los vínculos entre docentes y alumnos no son simétricos.  En la escuela el profesor está para enseñar  y para formar,  y el alumno para aprender.

 La particular manera en que nuestra sociedad encara, en los últimos tiempos,  la resolución de sus conflictos más importantes, incluye una cuota excesiva de violencia casi incontrolable.   El diálogo y la legalidad no son los modelos que priman en la actualidad. Laviolencia aparece muy a menudo como modelo para resolver la diferencia de intereses. Esa misma violencia es expuesta a menudo  de la manera mas obscena posible por los medios de comunicación y  se presenta como el sustrato cotidiano sobre el que construyen la subjetividad niños y jóvenes.

Todos esto es el resultado de un proceso de larga data, quizás con alertas y llamadas de atención que no fueron significadas en su debido momento, por la familia, por las instituciones por cada uno de nosotros.

Y muchos de nosotros hemos perdido de vista los límites entre lo bueno y lo malo.

Dice el salmista.

1 Dios,  ¿quién habitará en tu tabernáculo?   ¿Quién morará en tu monte santo?
2 El que anda en integridad y hace justicia,  
 Y habla verdad en su corazón.
3 El que no calumnia con su lengua,
 Ni hace mal a su prójimo,
 Ni admite reproche alguno contra su vecino.
4 Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado,  pero honra a los que temen a Dios.
 El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia;
5 Quien su dinero no dio a usura,
 Ni contra el inocente admitió cohecho.  El que hace estas cosas, no resbalará jamás.

 Somos lo que es el deseo que nos impulsa. Aquello que deseamos ser modela nuestra voluntad. Nuestra voluntad se refleja en nuestros actos.

…y nuestros actos,  para los creyentes, como bien lo expresara el Rey David, modelan nuestro destino.  

 No nos olvidemos que aunque no nos parezca, ellos, nuestros alumnos, nuestro hijos, nuestros nietos, nos miran a nosotros para encontrar un espejo en el que verse reflejados.

¿Falta de autoridad de los alumnos?

El 14 de agosto, en ocasión de la inauguración de la Expoeducativaque anualmente organiza el Diario Clarín,  forme parte – en  representación del C.C.E.J.R.A.- de un panel que respondía preguntas de docentes padres y alumnos. Éstas  habían sido videadas al término de una de  las Actividades vinculadas con “Ciudad Educativa”.

Acá va la pregunta que me tocó responder, y que en el video formulaba un padre: 

ME GUSTARÍA SABER ¿QUÉ ES LO QUE OPINAN USTEDES CON RESPECTO A LA FALTA DE AUTORIDAD DE LOS ALUMNOS Y LA VIOLENCIA DE LOS ALUMNOS PARA CON LOS PROFESORES? ME GUSTARÍA SABER ¿QUÉ ES LO QUE PUEDE ESTAR FALLANDO?

 Si… leyeron bien! Lo que el padre quiso preguntar  en primera instancia es acerca de la autoridad de los maestros, pero su fallido, refleja claramente el nivel de confusión que impera por todos lados respecto del tema de la autoridad!

Me habían pasado el asunto de la violencia de los alumnos hacia los profesores, la falta de autoridad de los docentes, el desgastado rol de la escuela, un día antes, con la consigna de que tenía cinco minutos para hablar.

Obviamente me prepare una guía para no excederme y plantear no sólo mi postura sino también algo acerca de lo que el judaísmo aporta sobre la temática.

Al escuchar y ver la pregunta no pude con mi genio e hice un comentario acerca del fallido, que en principio produjo una sonrisa compartida en el auditorio que,  luego enmudeció cuando,  para empezar a plantear la respuesta a la presunta pregunta acerca de la “falta de autoridad de los docentes y la violencia en la escuela”, señalé que en la particular manera de plantear la pregunta el padre estaba dando la respuesta, o por lo menos su respuesta: Cada vez mas padres confundidos acerca del concepto de autoridad.

Matot -una porción de la torá que nos habla de nosotros mismos

 

El relato acerca de las tribus de Reuben y  Gad , que solicitan permanecer en la margen oriental del río Jordán, fundamentalmente orientados por sus propios intereses económicos , es uno de los temas centrales que aparecen en esta Porción del Libro de Bemidbar.

 

La tierra que ha batido Adonai ante la congregación de Israel, tierra para ganado es, y tus servidores tienen ganado.

Y dijeron ellos: si hemos hallado gracia ante tus ojos, sea dada esta comarca a tus servidores como posesión, no nos hagas pasar el Iarden.

 

Moshe teme  que tras la intención de asentarse en tierras fértiles se oculte el hecho de no participar en la reconquista de la tierra de Canaan junto a todos los hijos de Israel.

 

Dijo Moshe a los hijos de Gad y a los hijos de Reuben:

 Acaso vuestros hermanos habrán de ir a la guerra y vosotros os asentareis aquí?

 

Pero ellos se comprometen, aparentemente,  a colaborar y participar activamente en la lucha por la recuperación del territorio común.

 

Se acercaron a el y dijeron: Rediles de ovejas construiremos para nuestro  ganado aquí y ciudades para nuestros hijos, empero nosotros nos armaremos, prestos, delante de los hijos de Israel, hasta que los hayamos traído a su lugar… 

 

El Midrash  no se refiere a los miembros de estas dos tribus positivamente.

Según Bemidbar Raba ellos representan a los individuos que enriquecen y por causa de su riqueza se transforman en  seres vacuos, carentes de bases espirituales,  que ya han renunciado a la búsqueda de sentido.

 

 Para  satisfacer el  deseo desmedido de ampliar su base económica, ubicando   en campos fértiles a su ganado,  abandonan la prioridad del  desafío que el Pueblo todo se había planteado: el retorno a la tierra de Israel.

 

Estas tribus  se comportaron de acuerdo a la lógica del mercado utilitaria  y consumista,  sin ser concientes tal vez, que de esta manera  renunciaban a valores centrales y fundamentales.

 

El Midrash no es indulgente con este grupo, y señala a continuación que a través de su discurso , podemos ver como transforman lo importante en banal y lo banal en importante:

 

Bemidbar 32:15

Rediles de ovejas construiremos para nuestro ganado aquí y ciudades para nuestros hijos.

 

Moshe les contesta: Construiros ciudades para vuestros infantes y rediles para vuestras ovejas, y lo que sale de vuestra boca habéis de hacer.

 

Ellos dicen : rediles y ciudades.

 

Ellos anteponen el ganado a los niños.

 

 Moshe les devuelve:

Ciudades y rediles.

Hagan primero aquello que es importante … ocúpense de los niños.

 

Las palabras que se pronuncian son las mismas, y sin embargo la forma en la que son enunciadas les otorga un peso conceptual, completamente distinto.

 

En matemática, el orden de los factores no altera el producto. Pero cuando hablamos…

Aquello que expresamos en primer lugar, es lo que da cuenta de nuestras reales prioridades.

 

Reuben  y Gad, colocan prioritariamente, en su discurso, su preocupación por la preservación de sus bienes materiales, el ganado.

 

Moshe no duda en contestar de forma tal que queda clara su concepción de aquello que es ikar (fundamental)  y aquello que es tafel  (suplementario).  

 

Seguramente algunos coincidiremos con la postura de las tribus, y otros con la postura de Moshe.

 

Por lo tanto bien vale la pena extender hacia nuestros días y a nuestra realidad este debate.

 

Acaso nos estamos ocupando realmente de lo importante.

 

Ocuparnos de los niños es sin lugar a dudas, ocuparnos de su bienestar.

Ocuparnos de nuestros niños es de alguna manera ocuparnos también de nosotros mismos.

Ocuparnos de los niños es ocuparnos de nuestro Pueblo y de su continuidad. 

 

Y la única y la mejor manera que yo conozco, a través de la cual una Comunidad puede ocuparse de sus niños, es ocuparse seriamente de su educación.

 

Y cuando hablamos de educación no hablamos de una pavada, no hablamos solo de la realidad de esta u otra escuela.

Cuando hablamos de educación hablamos del destino de personas concretas, del destino de sujetos reales, y hablamos además del futuro de las sociedades.

 

Y cuando hablamos del futuro, en las comunidades judías de la diáspora, e incluimos en nuestra discurso  los conceptos de continuidad, pertenencia e identificación, tenemos que comprender que toda decisión que tomemos hoy , vinculada con la educación judía afectará el futuro de las familias y de los niños.

 

Dice Maturana: ¿Para qué educar? y contesta: Para recuperar esa armonía fundamental que no se destruye, que no explota…

Para aprender a mirar y escuchar sin miedo, a dejar de ser al dejar ser a otro en armonía, sin sometimiento.

 

Al ocuparnos seriamente de educar  a nuestros niños, de crear espacios para todas y cada una de las familias que integran la Comunidad y que se definen como judías,  estamos construyendo la posibilidad de la convivencia, la posibilidad de la paz, del respeto, y recreando conceptos que aparecen en nuestras fuentes. 

 

Heshel ha escrito: La educación no es solo una tarea para profesionales, es la vocación de todos los hombres para todas las épocas.

 

Vuelvo a tomar este pensamiento de Heschel, porque  tenemos que entender es responsabilidad del conjunto de las  Comunidades Judías,  ocuparse seriamente de la educación, para que en cada espacio educativo, orientado por sus propios lineamientos ideológicos, se puede abordar la herencia judía de forma tal cada uno , en su singularidad aprecie su valor.

  

En masejet B’rajot leemos, ein haolam kaiam, ela mipnei helem tinokot shel beit raaban.

 

El mundo solo existe por el aliento de los niños en las casas de estudio.

 

Las comunidades judías en la diáspora y en Israel, deben comprometerse proponiendo proyectos educativos eficaces y eficientes, que no sean monolíticos, porque nuestros destinatarios, por suerte, reflejan una pluralidad y una diversidad que lejos de separar nos enriquecen como Comunidad.

 

En la diversidad y en la pluralidad, conservando la unidad como Pueblo  todos acordaremos que los peligros que se ciernen sobre la continuidad de la herencia judía, no están desconectados de la realidad del mundo en el que nos toca y nos tocará vivir, un mundo en el cual la palabra mercado, cliente usuario y servicio, forma parte de nuestro discurso cotidiano;  un mundo en el que los rediles para el ganado de  Reuben y Gad tienen prioridad por sobre la “construcción de las casas para los niños”.

 

Y en esta tarea a todos nos cabe una responsabilidad real, porque cada uno de nosotros deberá ser custodio de que las ideas y compromisos  sean enunciados, de forma tal que no haya confusiones.

 

Cada uno de nosotros tendrá que velar por lo importante.

Tendrá que velar por mantener viva la capacidad de asombro, de cada niño judío en las casas de estudio.   

PARA QUE TU HIJO NO TE DEJE SIN PALABRAS…

 

PARA QUE TU HIJO NO TE DEJE SIN PALABRAS…

PARA QUE CUANDO TE PREGUNTE QUE HICISTE POR LA MEMORIA, LA JUSTICIA Y LA VERDAD, PUEDAS CONTARLE…

PARA QUE VEA  EN ACCIÓN  LOS VALORES QUE DECIS QUE SUSTENTAS…

PARA QUE SIENTA TU ABRAZO DURANTE EL ACTO, AL QUE ÉL SEGURAMENTE ASISTIRÁ…

 

NOS ENCONTRAMOS EL 18 DE JULIO A LAS 9.30 HORAS EN PASTEUR 633.

 

HACELO POR VOS.

HACELO  POR LAS 85 VIDAS INTERRUMPIDAS.

HACELO POR LA ESPERANZA DE QUE ALGUN DÍA EN ESTE PAÍS SE HAGA JUSTICIA.

HACELO POR  TUS HIJOS Y POR LOS HIJOS DE TUS HIJOS.