31 de enero de 2015- REFLEXIONES DESVELADAS

De acuerdo al portal de Presidencia de la Nación http://www.presidencia.gob.ar/discursos/28421-acto-de-firma-de-convenios-de-desendeudamiento-de-las-provincias-palabras-de-la-presidenta-de-la-nacion, la Presidente de la Nación cerraba así su discurso en cadena nacional el día 30 de enero:

Estoy dispuesta a debatir, a discutir, a pelear si les gusta, a confrontar por nuestras cosas, pero por favor no permitamos que nos traigan acá conflictos que están causando desolación, muerte y agobio de otros pueblos porque no tenemos esas contradicciones. No permitamos que nos dividan, vayamos a las próximas elecciones en paz, con tranquilidad, con alegría para que el pueblo vuelva a votar y se vuelva a expresar acerca de quién quiere que lo conduzca, pero – por favor – no traigamos el drama y la tragedia de otras regiones remotas del mundo, donde se matan, donde se torturan, donde se tiran bombas y mísiles, donde se amenazan con el exterminio entre los unos y los otros, eso no tiene que ver con nuestra historia, no tiene que ver con nuestra realidad, no tiene que ver con esta Argentina, hija de inmigrantes, donde estamos todos mezclados, donde no nos tenemos diferencias y donde muchas veces las diferencias solamente son porque vos sos más negro y otro es más rubio y nada más. Bueno eso estamos dispuestos a seguir discutiéndola porque es parte de la sociología argentina, pero – por favor – todo lo otro, toda esa mugre que hay afuera que – por favor – nadie la traiga adentro, defendamos a la Argentina más que al gobierno.

Lamentable.

No es el total de Argentinos que trae “toda esa mugre que hay afuera”, ni el afuera, se metió en el adentro recientemente.

Son las alianzas y  promesas incumplidas de los gobiernos de extracción peronista los que generaron y favorecieron  las condiciones para que estemos como estamos.

Para que la vida de cada uno de nosotros no tenga ningún valor, para que  a la cabeza de algunos se le ponga un precio.

Para comprar inescrupulosamente voluntades,  adoctrinar a los  mas jóvenes  y tomar extorsivamente “en préstamo” DNI  de los extranjeros días antes de cada elección para que otros voten por ellos.

18 meses  después del Atentado a la AMIA, el Rabino Mario Rojzman y yo, escribíamos así en la introducción a un proyecto educativo  “EL IMPACTO DE LOS ATENTADOS A LA EMBAJADA (17 DE MARZO DE 1992) Y A LA A.M.I.A. ( 18 DE JULIO DE 1994) EN LA POBLACIÓN  ESCOLAR, EN LAS INSTITUCIONES Y EN LA FAMILIA”, que desarrollamos exitosamente entre escuelas  de las distintas confesiones, con la esperanza que en este país podamos recuperar aquello que vinieron a buscar y lo que aportaron nuestros abuelos:

  …“La Argentina está atravesando un proceso de transformación y desarrollo económico. Tal como sucede con cada ser humano, entendemos que las etapas de crecimiento están generalmente ligadas a situaciones de crisis que son las que motorizan los cambios.

Dentro de esta realidad se produjo en nuestro país “la importación” de un conflicto que desconocíamos y que inevitablemente quedó integrado a la vida nacional.

Los judíos y los cristianos, hermanados por un pasado común, podrán construir puentes de convivencia en justicia y en paz si desde los espacios educativos generamos las condiciones para conocer, entender e interpretar la singularidad de cada uno.

Una sociedad en transformación demanda de las Instituciones educativas la formación de personas íntegras conocedoras de sus propias capacidades y posibilidades y respetuosas de las de las demás.

 …Cuando la sociedad era muy estable, el futuro se preveía como una prolongación del pasado, la sociedad estaba terminada, el mundo estaba completo. Por lo tanto educar no era mas que iniciar: consistía en un rito de iniciación a un mundo ya hecho.

 Hoy, frente a una sociedad que pinta eminentemente abierta, globalizada, sin fronteras ni amparo oficial, debemos ayudar desde la escuela a que la gente tenga protecciones interiores.

Debemos desarrollar una propuesta educativa que resignifique valores.

 Como judíos, pertenecientes a un pueblo al que tan caro le costó, en distintos momentos de su historia, sostener su existencia en la diversidad, sabemos que este es un momento en el que afirmándonos en el presente y con la mirada puesta en el futuro debemos sostener y mantener con firmeza nuestra singularidad y nuestra particularidad, pero al mismo tiempo debemos nutrirnos de la fuente de poder instrumental e intelectual que nos brindan los recursos culturales, científicos y tecnológicos que el medio nos propone.

 NIRU LAJEM NIR VEAL TIZREU LA KOTZIM.

      Abrid para vosotros surcos y quitad del camino las espinas

 La población argentina está integrada en su gran mayoría por descendientes de abuelos o bisabuelos, que fueron acogidos en esta tierra con respeto.

A muchos de ellos les tocó un período de colonización de tierras. En cada surco abierto, maduraba la semilla sembrada si las condiciones climáticas y el riego eran suficientes.

 A nosotros, a nuestra generación,  nos toca surcar otro tipo de surcos, nos toca generar desde la escuela las condiciones y las propuestas y proyectos necesarios para poder enseñar ese saber de los pueblos y de las culturas que permite procesar la información, jerarquizándola, dándole sentido y claridad.

A la escuela le toca en definitiva, enseñar “sabiduría”;  ser transmisora de ese saber que nos dice que es lo que tiene mayor o menor valor en la vida.

 Pensamos que  educar es anticipar el escenario de la sociedad del futuro. Entendemos que este es el verdadero desafío de los procesos educativos, anticipar en la escuela una sociedad que todavía no es, generando así para cada educando y para cada educador, un clima crítico y de cierto nivel de incertidumbre, que lo llevará a plantearse nuevas preguntas y nuevos desafíos.

 NUESTRO PROYECTO ESTA DIRIGIDO A TODOS AQUELLOS QUE CREAN REALMENTE QUE LA EDUCACIÓN DEBE FORMAR BUSCADORES DE LA VERDAD Y NO DUEÑOS DE LA VERDAD.

 

Ser judío implica comprender y aceptar que vivimos en un mundo que aún no ha sido creado totalmente, que a los hombres de cada época y de cada generación les cabe una profunda responsabilidad en el proceso de creación continua; y en este punto, el tejido armonioso del entramado social tiene una profunda importancia.

 

Pasaron desde que redactamos este proyecto y lo llevamos a la práctica, casi  19 años.

Ayer, nos plantea la Presidente, que no tenemos que dejar entrar al afuera…

El afuera entró obscenamente porque se miró desde el gobierno y los servicios a otro lado…

El afuera entró porque se puso por delante los fines y se perdió de vista la perspectiva de la ley y la constitución nacional para la elección de los medios adecuados…

La mugre del afuera tiene hoy nombres y apellidos, nombres de estadistas y de estados con los que vergonzosamente se establecen alianzas ligadas a añoranzas setentistas.

La mugre del afuera que se ha instalado hace ya dos décadas, si consideramos el Atentado a la Embajada de Israel,  se ha cobrado una víctima más y muchos argentinos de bien, los que comprendemos que la verdad exige una búsqueda permanente, los que sabemos que no se pueden comprar verdades y que los discursos de certeza  exagerados y circenses están destinados a ocultar  la bochornosa realidad que nos cachetea todos los días, nos sentimos víctimas propiciatorias de esta realidad.

Amo este país. Es el que eligieron mis abuelos.

Mis abuelos también me enseñaron que siempre hay que elegir la Verdad y la Vida.

Son demasiadas las espinas que se han ido sembrando en el camino de la mano de la corrupción, la falta de transparencia, el egocentrismo, la mentira, el autoritarismo, el “yoismo”  y el narcisismo. Muchas cosas tendrán que cambiar para que en este país los valores de la VERDAD, LA JUSTICIA  Y LA VIDA  vuelvan a imperar.

Yo no voy a mirar para otro lado, no miremos para otro lado. De nuestra continuidad se trata.

A 15 años del atentado a la AMIA: Soñamos con que se haga Justicia, porque la Injusticia ya ha sido consumada

6040_116826359781_773224781_3020927_1879844_nCuando Caín mató a Abel,  Dios le dijo: Las sangres de tu hermano claman desde la tierra.

No la sangre

Las sangres, en plural.  

Interpretan  nuestros sabios: no fue sólo el clamor de la sangre de Abel el que se escuchó, sino el clamor de las sangres de toda su descendencia – que se malogró. 

 Hace 15 años, la AMIA y la sociedad argentina toda fueron brutalmente atacadas, ochenta y cinco personas asesinadas.

Sus sangres siguen clamando…Porque si ese día seguía, 85 vidas continuaban construyendo sus historias.

Nuestros abuelos y nuestros padres al llegar a estas tierras soñaron. Parte de sus sueños se cumplieron.

De ellos aprendimos que para encontrar justicia debemos batallar todos juntos,  la sociedad toda.

Ellos nos mostraron el camino.

Desde hace 15 años  y por la memoria de nuestros amigos y vecinos que ya no están, es que salimos a darle una batalla a la vida, sin dejar de exigir justicia.

Hay quienes eligen el guión del odio y de la devastación.

Quienes batallan por la vida tienen sueños.  

Creo que formo parte de ese grupo de ¿idealistas?, ¿perseguidores de utopías?, que seguimos soñando. 

Soñamos con la posibilidad de encontrar espacios en los que la solidaridad y el compromiso con el otro se pongan de manifiesto.

Soñamos que nuestros hijos y nietos puedan vivir en una sociedad en la que la justicia no sea una quimera, en que puede estar al alcance de la mano y ya no tengamos que “perseguirla” tanto. 

Soñamos  en que como parte del proceso de construcción de la memoria y la identidad podamos construir un lazo sólido entre pasado, presente y futuro. 

Soñamos que en nuestra Argentina podamos seguir luchando junto a  las democracias libres que acarician la  vida, la fraternidad y la paz,  contra los regímenes fundamentalistas que siembran el odio,  la muerte, y la destrucción. 

Soñamos con que sus crímenes no queden impunes porque son crímenes contra la humanidad para los cuales no puede haber perdón o compensaciones.

Soñamos con  que se haga Justicia, porque la Injusticia ya ha sido consumada

85 “Hasta luego” convertidos en “Hasta siempre”

Spot de homenaje a las 85 víctimas del Atentado a la AMIA.

Las despedidas que no fueron. El dolor de lo que nunca pudo decirse.
85 hasta luego convertidos en hasta siempre.
85 historias que no pudieron seguir su historia.
http://www.youtube.com/watch?v=Um8swY1BLuQ