PARSHAT MISHPATIM 2019 “En la cancha se ven los pingos”

Parshat Mishpatim, con cuatro capítulos, constituye una porción fundamental en el desarrollo de la ley hebrea a través de las generaciones.
A continuación de Parshat Yitro, que leímos el último Shabat, esta porción de la Torá nos transporta del estado sublime en el Monte Sinaí, con voces y rayos, grandeza y majestuosidad a la rutina terrenal.
En Sinaí, donde todos de alguna manera estuvimos, experimentamos un acontecimiento único. Pero después de la subida a la cima, hay que bajar. Hay que bajar al plano de la vida terrenal y a las llanuras de las acciones que nos definen.
Es el tiempo de aplicar los valores y preceptos en el día a día, en la vida cotidiana, en nuestros vínculos con los demás, con nuestros cercanos y los no tanto, con quienes compartimos ideas y con quienes disentimos.

e641251a1cd89db286b30efefadbc301--spanish-quotes-quote-life

El desafío al que nos invita la Parashá es el de tomar estas grandes ideas y preceptos y convertirlas en piedras angulares de nuestra vida, una vida que se sustente en cada momento en valores asociados siempre a la ética y la moral.
Es interesante en este punto destacar que los jueces en el pueblo judío no son elegidos sólo por sus conocimientos de la ley y su sabiduría. El talento, la capacidad de memorizar artículos e incisos no indican absolutamente nada.
Una persona puede conocer hasta el más mínimo detalle, cada uno de los códigos jurídicos y sin embargo comportarse con una terrible falta de ética y moralidad, orientado por sus propios intereses espurios.
Por eso para nombrar a los jueces que dirimirán los conflictos que se presentan en la “bajada de la norma” a la vida cotidiana, ya leímos en Yitro que Moshé busca hombres virtuosos, temerosos de Elohim, hombres de verdad, que aman la verdad y que tienen la capacidad de aceptar la verdad, que aborrecen el lucro mal habido.
Esta es una descripción clara, sencilla y honesta no sólo de quienes pueden ser jueces, sino de las características que deben reunir quienes pueden liderar nuestras organizaciones y comunidades, tomando siempre en cuenta a los otros y respetando áreas de incumbencia.
La parashá nos  introduce en todos los temas de la vida cotidiana en sociedad o comunidad. Esto incluye las leyes acerca de los siervos; las penas por asesinato, secuestro, asalto y robo; el individuo, su responsabilidad por cualquier daño que él o su propiedad causen; los vínculos violentos entre hijos y padres; penas civiles por daños, las leyes sobre préstamos, las responsabilidades de quienes deben preservar objetos entregados en guarda, las normas que regulan la conducta de la justicia en las cortes, leyes advirtiendo contra el maltrato a extranjeros; la observancia de las festividades en las diferentes estaciones y las leyes de las ofrendas agrícolas que debían ser llevadas al Templo en Jerusalén; la prohibición  de cocinar carne con leche.

Estas las leyes y preceptos no sólo cumplen con las necesidades sociales sino que tienden a perfeccionar al hombre en su crecimiento y desarrollo, procuran tanto la protección de la persona frente a los demás, como frente a sí misma. Establecen un sistema de justicia pero a la vez forjan la base moral y ética del individuo y de la sociedad. Tienden a impedir que el hombre sea esclavo de sí mismo, de sus limitaciones y de sus aspiraciones improcedentes.
Cada uno de nosotros tiene el derecho, el compromiso y la responsabilidad de ser un eslabón en la cadena de las generaciones de un pueblo que en su etapa constitutiva aprendió que los valores escritos en papel, siempre y cuando no se materialicen en la vida y “desciendan” a la vida práctica, sólo puedan servir como un eslogan atractivo, o como una metáfora tendiente a deslumbrar.
Sólo la rectitud establece puentes sólidos entre las grandes ideas, su ejecución y puesta en marcha. Nuestro gran desafío es expresar en cada una de nuestras acciones los valores que decimos sostener orientados por la visión inspiradora de nuestras fuentes.
SHABAT SHALOM UMEBORAJ!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: